Inicio


Los más de 35 grados de temperatura que se sentían en La Heróica, fueron la excusa perfecta para que los abuelos disfrutaran de una tarde de playa.

Incluso el disfrute fue mayor para aquellos que no conocían el mar.

Las olas y la arena de la playa permitieron ese toque mágico que para quienes nunca lo había sentido fue un momento inolvidable.

“Esto es de no creer”, decía María Hilda González. mientras sentía cómo las olas golpeteaban su cuerpo.


El saludo del alcalde a cada uno de los abuelos fue reconfortante. “La idea es que pasen unos días tranquilos, sin problemas y que de ello queden los mejores recuerdos’, dijo el alcalde Leonardo Donoso.

Noticias