Inicio

Bajo un sol cómplice del derroche de magia y color que estaba ocurriendo en la Ciudad de la Luna, la mañana de este domingo –tal y como estaba planeado- cobró vida el tradicional concurso de carrozas y comparsas que caracteriza el Festival de la Luna, la Leyenda y el Maíz de Chía.

Así, decenas de seres mitológicos inmersos en un profundo sueño, cobraron vida y salieron a bailar y a gozar en medio de una muchedumbre que se extendió a lo largo de unos dos kilómetros y que partió pasadas las 8 de la mañana desde la intersección de la Avenida Pradilla con la variante Chía – Cota.

Entonces, serpenteando por la vía, gente de carne y hueso se mezcló con la música y con deidades como Bachue y Sugunzua representadas por cinco familias tradicionales del Municipio, seis juntas de acción comunal, ocho colegios y cinco organizaciones de la sociedad civil dentro de las que estaban –y muy aplaudidas- la de adulto mayor y la de personas en condición de discapacidad.

Pero esas no fueron las únicas que despertaron las sonrisas y la alegría de vecinos y quienes veían pasar el desfile. Además de payasos, mimos, zanqueros y duendes, los habitantes de Ibaro II vestidos de muiscas danzaban en torno a ‘piezas de orfebrería’ precolombina fabricadas en material reciclabe; los de Tíquiza deslumbraban con una fuente real y los cerca de 180 miembros de la familia Sastoque daban cátedra de unidad y paz.

En total, acorde con el alcalde Leonardo Donoso, unas 4 mil personas protagonizaron el desfile. “Es increíble el amor de la gente por Chía. Hoy les hemos hecho un homenaje a nuestras raíces, a nuestras leyendas, a lo que nosotros somos”, dijo el alcalde emocionado en medio del recorrido, que tomó el anillo vial hasta la 10, en donde giró hacia la estación de servicio La libertad, y se devolvió a buscar el Parque Ospina Pérez y finalmente la biblioteca Hoqabiga.

Los ganadores
Luego de deliberaciones y de que se tuviera en cuenta algunos criterios como la originalidad y la energía de cada una de las comparsas y carrozas, el jurado eligió a los ganadores en cada una de las cuatro modalidades así:

1. Juntas de acción comunal:


Ganador: Ibaro II
Segundo puesto: Tíquiza
Tercer puesto: Maderos
Cuarto Puesto: Fusca
Quinto Puesto: Cerca de Piedra
Sexto Puesto: Asojuntas

2. Instituciones Educativas Oficiales:


Ganador: Fonquetá
Segundo puesto: Diosa Chía
Tercer puesto: Tíquiza-Fagua
Cuarto Puesto: Nacional Diversificado
Quinto puesto: Cerca de Piedra
Sexto Puesto: La Balsa
Séptimo Puesto: Escrivá de Balaguer
Octavo Puesto: Laura Vicuña

3. Familias:

Ganador: Sastoque
Segundo puesto: Huertas
Tercer puesto: Arévalo
Cuarto Puesto: Cifuentes
Quinto Puesto: Urrego

4. Asociaciones de la sociedad civil:


Ganador: Adulto Mayor
Segundo puesto: Programa Discapacidad 
Tercer puesto: Resguardo Indìgena
Cuarto Puesto: Artesanos
Quinto Puesto: Gobierno Juvenil

 

Más de un millar de personas provenientes de todas veredas del Municipio respondieron al llamado que les hizo la Administración Municipal para celebrar el Día del Campesino este sábado en la Concha Acústica y en medio del Festival de la Luna, la Leyenda y el Maiz.

En efecto, se trataba de una celebración que organiza la Alcaldía como un tributo a quienes día tras día trabajan las cerca de 2 mil hectáreas que tiene destinado el Municipio para el agro.

Según la Dirección de Desarrollo Agropecuario, hoy Chía tiene unos 1600 campesinos que trabajan, sobre todo, en cultivos transitorios, es decir, cultivos que se rigen acorde a las lluvias y que pueden ser de maíz, arveja, frijol o cilantro, sobre todo.

La fiesta empezó con la repartición de un suculento almuerzo y una bolsa con bebidas. De fondo una banda con música popular en vivo empezaba a calentar el ambiente entre los asistentes.

Cuando llegó la hora del postre, algunos ya se habían lanzado a la pista, aunque aún no era la hora del baile propiamente dicho.

En realidad, ocurría otra de las sorpresas preparadas: un bingo que premiaba a los asistentes con viajes al eje cafetero y a Cartagena. La bolsa de premios también contemplaba más de cien herramientas de trabajo entre carretillas, azadones y otros elementos necesarios para el trabajo en el campo.

“Ustedes son la gente valiosa de este Municipio y esto es apenas una pequeña muestra de agradecimiento”, decía el alcalde Leonardo Donoso mientras saludaba de mano y de beso a todos y cada unos de los campesinos de la Ciudad de la Luna.

noticias2018