Inicio

Con gran devoción y una excelsa participación, más de 5 mil habitantes de Chía recibieron a nuestra señora de Fátima durante las más de 12 horas que estuvo por la Ciudad de la Luna antes de emprender camino hacia la ciudad de Bogotá.

Como estaba presupuestado y tras un viaje de más de 20 horas en la cabina de un avión de Avianca y de una peregrinación por un puñado de ciudades y poblaciones de Colombia, la imagen de Nuestra Señora del Santo Rosario de Fátima llegó a Chía proveniente de la República Portuguesa, en el sur de Europa, y se convirtió en el centro de una caravana de fe y esperanza que arrancó desde el restaurante Colombia, en frente a Centro Chía, y llegó al Parque Principal.

La advocación mariana, que recuerda la historia de varias apariciones de la Virgen a los pastores Lucía dos Santos, Jacinta y Francisco Marto en la Cova da Iria, Fátima, en Portugal, entre el 13 de mayo y el 13 de octubre de 1917, vino a la Ciudad de la Luna a dejar un mensaje de renovación y conversión.

“Que la imagen de nuestra Señora haya venido desde la lejana Portugal y esté hoy aquí, con nosotros, no puede ser otra cosa que el designio celestial claro y contundente de Fátima para que recemos el Rosario y consagremos, sobre todo a los niños, a su inmaculado corazón”, dijo el alcalde Leonardo Donoso.

La caravana, que arrancó sobre las 11 de la mañana y a la que poco a poco se iban adhiriendo ciudadanos rebosantes de fe y esperanza, culminó en el Parque Santander, en donde unas 3 mil personas esperaban la primera misa campal del día y la coronación de la imagen de Nuestra Señora.

Ya entrada la noche, arrancó la segunda misa campal que le daba cierre a este gran momento de religiosidad, en el que no hubo solamente eucaristía sino también la presentación del coro de la Infancia Misionera de Chía y de los maestros y estudiantes de la casa de la cultura quienes interpretaron Ave María de Schubert, dando así cierre y despedida a la virgen de Fátima.

La secretaría de Obras Públicas de Chía realizó este 30 de octubre el mantenimiento a la fuente del parque Ospina Pérez y la pila del monumento a la raza chibcha ubicada en el parque principal Santander.

Este fue un mantenimiento de pintura, limpieza e impermeabilización, evitando así el deterioro y posibles filtraciones que puedan dañar los monumentos del Municipio.

La recomendación ahora es para que la comunidad aporte al cuidado de los monumentos de la Ciudad de la Luna.

noticias2018