Inicio
 
Encontrar a personas en condición de discapacidad bailando y gozando en medio de una rumba, no tiene nada de raro. Pero cuando son esas personas quienes ‘arman’ la fiesta y ponen el ritmo, la cosa es a otro precio.
 
Eso fue exactamente lo que sucedió anoche, luego del nerviosismo que llega sin falta minutos antes de cada presentación. Los 13 músicos que conforman Sin Reserva –la agrupación de personas en condición de discapacidad de Chía que ya es reconocida en diversos festivales y eventos de todo el territorio nacional- saltaron al escenario, olvidaron sus limitaciones y, como suelen hacerlo, pusieron a vibrar a un público entusiasta en medio del Festival de la Luna, la Leyenda y el Maíz.
 
No importó la marcialidad y el protocolo. Pese a que tocaban en el recién inaugurado Auditorio Zea mays, los espectadores se las arreglaron para bailar en medio de las sillas a ritmo del reguetón y de la música tropical que salía de los instrumentos y de las voces de estos artistas de Chía, que padecen diversos tipos de discapacidad y que hacen parte de uno de los programas de la Secretaría de Desarrollo Social de la Alcaldía. 
 
El ‘toque’ ocurrió pasadas las 9 de la noche, justo después de una muestra de break dance a cargo de al menos 40 jóvenes de Chía y de que fuera el propio alcalde Leonardo Donoso quien les sirviera de telonero. “Esta es la muestra de que las limitaciones solo están en la cabeza de las personas. Sin Reserva es un ejemplo de inclusión que tenemos en Chía y que ojalá tuvieran todos los municipios del país”, aseguró el mandatario.