Inicio

Chía le apuesta a lograr que el Festival Gastronómico en su versión número XII, que se desarrollará el próximo 1 y 2 de diciembre, sea más limpio pero sobre todo amigable con el medio ambiente.

La idea es que los más de 50 restaurantes que participarán del Festival disminuyan o eliminen el uso de plásticos e icopor que contamina en gran medida el medio ambiente y los reemplacen, por ejemplo, por platos de cartón o bolsas de papel parafinado, cuya descomposición es mucho más rápida.

De igual forma la idea es trabajar de la mano de Emserchia para lograr la recolección adecuada de los aceites que se generan en la cocina y muchas veces tienen una inadecuada disposición, por eso el propósito en esta versión del Gastronómico es que dichos líquidos sean recolectados en envases apropiados para su recolección final.

Los recipientes serán entregados por Emserchia y luego serán depositados en las máquinas recolectoras que hacen parte del proyecto “Separa2” , que convertirá finalmente este residuo en biodiesel.

Lo anterior se logra gracias a la iniciativa de la secretaría de Medio Ambiente de Chía, la secretaría de Desarrollo Económico, la dirección de Turismo y Emserchia quienes a través de una socialización realizada este viernes 16 de noviembre a la que asistieron 41 propietarios de los restaurantes que participaran del evento, logran crear conciencia y obtener un Festival Gastronómico más limpio.

“Nosotros hemos venido trabajando con ellos haciendo una sensibilización del manejo de los residuos sólidos que esperamos sea aplicada en el Festival Gastronómico, que queramos sea más limpio y en el que generemos menos residuos sólidos”, concluyó Alejandro Garzón, secretario de Medio Ambiente de Chía.

 
La entrada en vigencia del nuevo Plan de Ordenamiento Territorial en Chía (POT) –que dejó atrás el acuerdo 17 del año 2000 y le dio vigencia al acuerdo 100 del 2016-, les generó a unos 11 mil predios en el Municipio cambios en el uso del suelo y, por ende, mayores índices de aprovechamiento. Eso, en  otras palabras, quiere decir que el nuevo POT valorizó esas tierras.
 
Así las cosas, y para poner un ejemplo al azar, un grueso de predios ubicados sobre la margen oriental de la autopista norte, en la vereda Yerbabuena, ahora pueden ser desarrollados con alturas de hasta siete pisos para actividades comerciales e institucionales, algo que no permitía el POT anterior. Eso, para seguir con el ejemplo, significa que esa tierra ahora tiene mayor potencial de aprovechamiento. 
 
 A ese fenómeno se le conoce como plusvalía y se traduce en un tributo que los propietarios que resulten beneficiados deben pagarle una única vez al Municipio. Acorde con el Estatuto Tributario que sustenta dicho pago –el acuerdo 107 de 2016- el valor establecido es de 35 por ciento de participación para el Municipio.
 
¿Cuánto y cuándo hay que pagar?
 
Pero… ¿eso qué quiere decir? ¿Cómo saber cuánto y cuándo hay que pagar? Las respuestas son simples. Para liquidar la plusvalía, el Municipio debe hacer dos avalúos en cada uno de los predios. El primero, acorde con el POT anterior. Y el segundo, acorde con el nuevo POT. La diferencia entre ambos valores da la base para calcular la plusvalía.
 
Hagámoslo con cifras reales. Si el metro cuadrado de un lote estaba avaluado en 200 mil pesos, es probable que el nuevo avalúo establezca el nuevo valor en 250 mil pesos. A esos 50 mil de diferencia habría que sacarle el 35 por ciento. Eso da 17 mil quinientos pesos. Ese sería el costo que habría que pagar por metro cuadrado de terreno.
 
Sobre eso, Hilda Alfonso, directora de Ordenamiento Territorial del Municipio, aclara que solo es objeto de plusvalía los metros cuadrados aprovechables de cada predio. “Si el predio incluye, por ejemplo, una ronda de río, esta no debe incluirse dentro de la liquidación del tributo”, explicó la funcionaria.
 
 Así mismo, la directora explicó los otros dos hechos generadores de plusvalía adicionales al que ya se explicó anteriormente. “Además del cambio del uso del suelo, genera plusvalía un mayor aprovechamiento, que cobija a los predios en los que ahora es permitida más edificación o más altura. Y el último hecho generador es el suelo rural que se incorpora a las zonas de expansión urbana, es decir, a los planes parciales”, dijo la funcionaria. 
 
Por último se refirió al momento en el que se debe pagar la plusvalía. “El tributo debe pagarse cuando se quiere aprovechar el nuevo valor del suelo. Eso es al momento de construir, de vender o de subdividir el terreno”, explicó la directora.
 
Es de anotar que la plusvalía solamente afecta parte del Municipio: acorde con cifras oficiales, el 87 por ciento del perímetro urbano y un poco más del 7 por ciento del sector rural. 
 
“Para saber si usted debe pagar o no plusvalía, lo mejor es que se acerque a la Dirección de Ordenamiento Territorial,  en El Curubito. Allí le entregamos copia del decreto, planos y buscamos la liquidación en caso de que tenga que pagar”, concluyó la funcionaria.
Llega este  próximo 31 de diciembre la edición número 32 de uno de los principales eventos deportivos en Chía y Cundinamarca, la carrera atlética internacional San Silvestre, una media maratón en la que pueden participar la comunidad desde la categoría Popular hasta la Élite.
 
Las inscripciones ya están abiertas y van hasta el próximo 18 de diciembre, tenga en cuenta que en varias categorías no tiene costo su participación.
 
Para mayor información consulte la página web www.imrdchia.gov.co o comuníquese a través de la línea 8844625 ext. 1.

noticias2018